Los gérmenes son organismos diminutos que pueden provocar enfermedades. Son tan diminutos y difíciles de detectar que se pueden introducir dentro del organismo sin que nos demos cuenta. Para detectarlos, se debe utilizar un microscopio para poderlos ver.

Cuando se introducen en el organismo, no sabemos que los tenemos hasta la presencia de síntomas que son los indicadores que nos han atacado.

Un patógeno, también denominado agente biológico patógeno, es el que produce enfermedad/es o daños en la biología de su huésped, sea éste humano, animal o vegetal.

Es importante aclarar que no todos estos microorganismos son patógenos, sólo aquellos que causan enfermedades en el huésped.

Además, son organismos que están en el medio de forma natural. Es decir, existen y tenemos que aprender a convivir con ellos.

Para combatirlos nos basta con unas pautas mínimas y correctas, pero estrictas, de limpieza e higiene mantendremos a raya a los gérmenes patógenos ; (ventilar la casa a diario, limpiar con productos que incluyan desinfectantes, poner especial atención en la limpieza de las zonas comunes de contacto (pomos, tiradores, teléfono, etc.).

Estamos siempre en constante intercambio de patógenos: en el trabajo, en el gimnasio, otras actividades, cuando estamos con los amigos… Es por ello que la frecuencia de la limpieza no debe ser alta, para que los patógenos no se acumulen y llegue un momento en el que venzan la batalla y consigan enfermarnos.



pídenos presupuesto